domingo, 23 de julio de 2017

Ingresa al Satori


Bajo luces que fluctúan


Hagamos el amor en medio de la guerra


Tu divino elixir


Volando con mi alter ego


Las formas más puras


Un alma que espera


Una rosa, un amor, un recuerdo


Decíamos ayer...(poema breve)


lunes, 5 de septiembre de 2016

Llueve acá. Es noche allí y aquí. Yo te adivino.




Acabo de notar que tenemos un vasto denominador común.
Nos gusta todo lo vinculado a la administración de la polis.
Somos diletantes de lo que huele a cultura.
Venimos de esforzarnos por acumular conocimientos. Tópicos variopintos.  Temas académicos y sociología de masas. Psicología del marginado. Sofía mayúscula. Un grueso mamotreto incluyente de todas las formas de manipulación, personal o mediática, para lograr adeptos y adictos.

Vale. Te admito en mi continente vital  y eso no es moco de pavo.
Creo que tú haces otro tanto desde tu México ancestral y tampoco es algo así de simple.
Todo tiene un precio, ya lo sabes.
Pero para nosotros es lo mismo que la minúscula diferencia entre levantarse o arrastrarse  fuera de la cama.
Te leo. Me lees. Te leo. Me lees. Y así en estricto sentido rectilíneo.

A veces suelo ser tan oscura o críptica como hoy, como en estos garabatos que te dedico para decirte que me importas, que no me resultas para nada ajeno, que te observo y analizo y trato de bosquejarte en un papel inexistente que se empecina en estirarse en  mi mente incongruente.
Porque cuando pienso en ti pierdo últimamente la coherencia sublime con que fui dotada y desciendo a este nivel donde la abstracción impera y se  multiplica como en una feria dadaísta decadente y extemporánea.
Llueve.
También está frío, destemplado.
Ojalá lo entiendas.

MIR